miércoles, 21 de diciembre de 2016

EL DESCONTROL DE LA PROTECCION ANIMAL


Intentar salvar a especies animales o vegetales, de su posible riesgo de extinción es un error de la especie humana, porque la Naturaleza, mucho más inteligente, dota de genes de supervivencia a quien corresponda - Alfonso Campuzano

El control férreo, cuando no se ejerce consecuentemente, termina descontrolado porque desconoce, tanto los límites legales como las líneas rojas, sobre todo en administraciones, lentas en su odiosa burocracia, que se muestran apáticas a más no poder, en tanto que las explotaciones agrícolas y ganaderas están en la linde de la quiebra, pese a las indemnizaciones.
Convencer a la UE de que ciertas especies animales, la mayor parte son alimañas, en peligro de extinción deben pasar de un régimen de proteccionismo a otro diferente no es difícil, sino casi imposible. Ya pasó la época y debe adaptarse, ya que se ha descontrolado muy bien controlada.
Si en la UE, donde hay gente con para todo, incluso iluminados del temor, quieren alimañas que las críen y convivan con ellas, que se las lleven a sus tierras, pero sin obligar e imponer. Porque las alimañas, aunque se protejan con dinero de los contribuyentes, jamás dejaran de ser alimañas.
Hasta las indemnizaciones, pagadas también con dinero de los contribuyentes, mediante subvenciones públicas a fundaciones privadas, a las que se debería controlar férreamente, no son suficientes para resarcir los cerca de cinco mil ataques anuales que las manadas de lobos infringen a la ganadería.
Tanto intento no conseguido de control, quizá por desidia o por ignorancia, ha constituido un problema que ha dado lugar a un descontrol en seguridad, incluso vial, y en sanidad, que ocasionan desperfectos ciertas especies de animales silvestres como son la cabra montesa, el cerdo salvaje, el ciervo, el jabalí, el oso, el zorro,… a especies vegetales, transmitiendo enfermedades, provocando accidentes, incluso mortales.
Se debe entender, sin que se tergiversen estas palabras, que si se observa caza llamada furtiva es que la sociedad humana, estando hasta más arriba de las cejas, trata de defender sus propiedades ante un peligro que la autoridad competente no ha sabido o no ha querido entenderlo así, y no ha tomado las medidas adecuadas en el momento adecuado.
Con lo difícil y costoso que resulta recuperar especies en peligro de extinción convendría revisar dichas subvenciones y transformarlas en ayudas a la población humana, además de custodiar empresas agrarias y granjeras de la agresión de dichas bestias.
Lo que la Naturaleza enseña es que cualquier especie terrestre o acuática lucha por sobrevivir, incluida la humana, devorando a otros seres de otras especies, mientras reclama continuamente su territorio, a fin de modificarlo.
Los animales en peligro de extinción, quiérase o no, deben estar firmemente controlados en parques naturales, más o menos extensos y no, como están actualmente, desperdigados y a su libre albedrío, según la autoridad competente del momento.
Cada época desarrolla un tipo de especies, ya sean vegetales o bien animales, sin olvidar que las especies animales representan una utilidad, que no tiene derechos como no tiene obligaciones.

Alfonso Campuzano
Sigue a @AIf0ns0

miércoles, 14 de diciembre de 2016

FACTORES QUE INFLUYEN EN EL CLIMA



La letanía de las convenciones climáticas ha tomado como referencia un sólo factor influyente, teóricamente el más sencillo de atajar, en el llamado calentamiento global, sin tener en cuenta al resto – Alfonso Campuzano


En las convenciones climáticas que se vienen promoviendo desde 1994, como si fuera una letanía, no se habla más que de los gases, que presuntamente influyen en el llamado calentamiento global, como si sólo existiera tal causa, pretendiendo erradicarlos, cuando lo más curioso es que existen una serie de factores difíciles de comprender que, en futuro condicional, pueden influir en el termómetro hacia uno u otro sentido.
 El dióxido de carbono (CO2) es imprescindible para la vida y fotosíntesis de las especies del reino vegetal, pues la Tierra, sin él, sería un desierto.
El óxido de carbono (CO) unido al óxido nitroso (N2O) y al dióxido de azufre (SO2) constituyen una mezcla elevadamente tóxica, a la vez que contaminantes, que aumentan con el tráfico rodado, aunque fluctúan, según la calidad de las casas fabricantes de vehículos y del empleo de carburantes y, no digamos, según qué regiones del planeta.
El metano (CH4), procedente del laboreo agrícola; de la putrefacción de sustancias biológicas; de las granjas, en plan regüeldo, cuya responsabilidad recae en los animales mamíferos rumiantes; de la sobreutilización de productos transgénicos; de los yacimientos de gas y de carbón.
Los hidrofluorocarburos (HFC) muy utilizados en frigoríficos y aire acondicionado.

La corriente del golfo asciende hacia el polo norte derritiendo el hielo ártico
En el Océano glaciar Ártico se está reduciendo la extensión acuática helada en unas tres cuarta partes, consecuente al cambio de rumbo de las corrientes atlánticas procedentes del golfo de México, mientras se está incrementando la capa de ozono (O3) atmosférico y estratosférico, muy variable y acomodaticio, hasta el mes de agosto. Sin embargo, en el Océano glaciar Antártico ocurre todo lo contrario, es decir, está creciendo el área de terreno helado, mientras se debilita la capa de ozono (O3) atmosférico y estratosférico hasta diciembre. La formación del hielo en ambos territorios polares, desigual y complementaria, está influida por el dinamismo que imprimen los cursos oceánicos, los flujos atmosféricos, los entornos ambientales, la salitrosidad de las aguas y poco, o casi nada, con la emisión de gases. La diferencia de temperatura entre uno y otro polo es de una veintena de grados. El equilibrio se da porque, mientras un territorio se deshiela el otro se hiela, dependiendo siempre de la variación de la inclinación del eje terrestre, ya sea en metros o en grados, gracias a los movimientos sísmicos.
El fenómeno El Niño-Oscilación del Sur o E.N.O.S. (El Niño-Southern Oscillation o E.N.S.O.) provoca un calentamiento anómalo, discontinuo, inestable, tanto acuático como atmosférico, de la zona ecuatorial oriental del océano Pacífico, que se mantiene entre cuatro y diez meses, que consigue modificar las pautas tradicionales del clima, debido quizá al desplazamiento del eje terrestre.
La basura/chatarra espacial, desde 1957, a 600 km. de altura, contiene más de 17.000 fragmentos, 26 Tmseando por la orilla del canal, llegaron hasta el atracadero del r17.000 fragmentos, unas 26 Tm, y aumentando, porque no hay decisión de resolverlo por parte de los gobiernos implicados.
La actividad solar, al no ser estática, aumenta y disminuye cada década.
La teoría del enfriamiento del núcleo planetario, según Bruce Jakosky, es digna de tener en cuenta, pero no como algo que pueda ocurrir inmediatamente, sino con el paso del tiempo, que hace perder su campo magnético provocando un viento solar capaz de barrer la atmósfera y desnudar la superficie planetaria.
Cataclismos/catástrofes naturales como diluvios, fuegos, inundaciones, fallas, maremotos, riadas, tempestades, terremotos, erupciones volcánicas, pero siempre en vías de transformación a nivel local o regional que, aparte de afectar al conjunto terrestre, incluso perturban a la atmósfera, también lo hace sobre el desplazamiento del eje.
Por último, el impacto terrestre de algún meteoro/asteroide perdido.
No hay que obsesionarse, como lo hacen a menudo los climatólogos, con que durante uno, dos o tres años, más o menos seguidos, la temperatura global planetaria ha aumentado alguna décima o algún grado, porque el planeta no es una olla a presión, y si lo es, todo lo que asciende desciende.

Alfonso Campuzano
Sigue a @AIf0ns0