lunes, 11 de enero de 2016

EQUILIBRIO GLOBAL ALTERNATIVO



La orografía planetaria, gracias a terremotos y deslizamientos, es tan dinámica que logra modificar su faz en tierras altas y bajas – Alfonso Campuzano



Hoy día, con la tecnología, la metodología de trabajo plantea modelos de todo tipo, incluso climáticos, en los que se juega con muy diversos factores, siempre variables, aunque desconociendo el fundamental, que es el genoma (genotipo y fenotipo) de nuestro planeta.
La orografía de la Tierra, que jamás ha sido estática, evoluciona ante nuestros ojos, porque la tecnología ayuda a codificar innumerables parámetros aunque no se sepa qué hacer con muchos de ellos. Tanto los bosques como las montañas no son ni han sido eternas, el paisaje cambia, debe renovarse, lo mismo que evoluciona un niño hacia adulto, con o sin ayuda de la mano del hombre. Desde la noche de los tiempos en la orografía planetaria ha habido tierras bajas y tierras altas, en tanto que nadie ignora que los terremotos y deslizamientos modifican la faz de la Tierra y que las tierras bajas están sometidas aun proceso de hundimiento, ya sea por río o por mar.
Los fenómenos climáticos alternativos, llamados: El Niño, La Niña, no son actuales, sino que han existido siempre hasta que han logrado ser codificados. El ciclo climático, en el que el planeta Tierra está inmerso, aunque no se quiera reconocer, es un cambio estacional, ya que nunca estuvo compartimentado, a fin de mantener el equilibrio global alternativo, de manera que en ciertas regiones del planeta el calendario agrícola, incluida la siembra, ha variado tanto como para retrasarse o bien adelantarse; las floraciones y fructificación de las plantas son más versátiles; han aumentado las plagas en los cultivos; la época de sequía es más prolongada e inestable, aumentando los incendios forestales; la época de lluvias es tan intensa como variable transformándose en tormentas eléctricas, lluvias torrenciales, granizadas que provocan inundaciones, riadas y erosión del suelo; el viento polar del sur, llamado surazo, dura menos tiempo y es más intenso; tendencia a aumentar las enfermedades humanas y epidemias en  animales. Es decir, sus efectos están provocando un caos climático mundial.
El que los registros anuales desde 1880 arrojen un aumento de temperatura en la superficie terrestre no significa que, año tras año, ha habido uniformidad, sino que los dientes de sierra son más que habituales en una estadística con tantas variables no tenidas en cuenta. Nadie puede asegurar que esta temperatura va a seguir ascendiendo, porque lo habitual, después de tantos años, es que, por lógica, se invirtiera, pero...
¿Se desarrolla de igual forma un país con economía dependiente del carbón, gas, petróleo que otro que no dependa?
¿Es tan difícil hacer entender a los gobiernos que hay que buscar soluciones a base de un replanteamiento como reubicar a los habitantes de tierras que se están hundiendo?
La Pachamama, para quien quiera escuchar, habla hogaño igual que antaño, desde siempre.

Alfonso Campuzano
Sigue a @AIf0ns0

No hay comentarios:

Publicar un comentario