lunes, 27 de junio de 2016

HACIA UNA ALTERACIÓN CLIMÁTICA



La influencia humana, sin olvidar a las restantes especies, sin poder ser de otra manera, es notoria en el calentamiento planetario – Alfonso Campuzano

Cada día, y con mayor frecuencia, los medios de comunicación social tratan de hacer ver a la sociedad que la influencia del clima por la especie humana es un hecho vergonzoso y reprobable, cuando lo que está ocurriendo es parte de un bucle que ha existido desde siempre, quizá ahora sea visible con mayor magnitud, gracias a que la consciencia aparece en el momento que nace la tecnología, y todo se mide. La influencia humana, para bien o para mal, es inherente al cambio climático, atípico o no.
Siempre está bien hacer algo, pero que nadie crea que la intervención humana va a hacer variar el destino que tiene programado la naturaleza terrestre. No obstante, como bien es cierto que todo se puede mejorar, regular, reformar, sin necesidad de amedrentar con frases lapidarias que demuestran una ignorancia supina al transmitir un tremendo error, a fin de que cada vez exista más sentimiento de culpabilidad por haber nacido dentro de la especie humana.
Analizando aquello que está disponible de la antigüedad se ha visto que la especie humana ha repetido los mismos errores ante las mismas premisas ¿por qué? Quizá porque se deja arrastrar por cantos de sirena que emiten ciertos dirigentes alfa, pensando que el futuro es fácil de adivinar y corregir si se conoce el pasado, lo cuál no es del todo verdad.
La evolución humana en este planeta, como norma general, puede beneficiar o perjudicar a cualquier otra especie, según esté situada en la escala filogenética, lo demás es demagogia política.
No está tan claro que, siguiendo las directrices que marcan, o intentan marcar, los entendidos, obsesionados desde hace décadas con el cambio climático, vayan a garantizar lo que desean cuando pretenden luchar, creyendo que están en el recto camino, contra un futuro ignoto.
Con tanto afán por mitigar cualquier cambio climático, teóricamente hacia el calentamiento, proponiendo los remedios que se proponen, se va a conseguir lo que se desea, pero también puede ocurrir que, sin ser conscientes, se consiguiera el efecto, tan contrario como indeseable, es decir, que se cambiara la temperatura en sentido opuesto sin remedio y sin posibilidad alguna de corregir por actuar tardíamente, en fin, un pan como unas tortas.
Consciente o inconscientemente se olvida con cierta frecuencia que, para luchar contra el famoso cambio climático habría que fomentar la emigración humana hacia territorios deshabitados con incentivaciones suficientes a base de inversiones que pudieran desarrollar todo tipo de agricultura, ganadería, industria, hasta conseguir transformar desiertos en vergeles, que se puede, como ya está demostrado.
El que ciertos territorios habitados se estén hundiendo no es a causa del cambio climático, que puede ayudar, no cabe duda, sino a que en esta época actual toca vivir la fase que estamos viviendo, aunque no inmediatamente, sino paulatinamente, como ya ocurrió antiguamente: es la evolución natural del planeta en su desplazamiento aéreo por el cosmos.

Se intenta usar el calentamiento planetario como coartada para aumentar los impuestos de los contribuyentes, normas autocráticas, conservadurismo; incluso con ayuda de multinacionales que, sin esfuerzo y ante esta bicoca puesta en sus manos, aumentarán su fortuna.

Alfonso Campuzano
Sigue a @AIf0ns0

lunes, 6 de junio de 2016

ACCIÓN Y REACCIÓN CLIMÁTICA


Intentar cambiar la faz de la Tierra, buscando la quimera del bienestar, es una ilusión - Alfonso Campuzano

Desde que el mundo es mundo, en la Naturaleza hay un principio de acción a la que corresponde otro de reacción, manifestado fundamentalmente a través de un equilibrio de recuperación, y hay que saber adaptarse porque ha ocurrido siempre.
La materia, en el parámetro espaciotemporal, está en una fase de transformación, de cambio continuo, y esto afecta, por supuesto, al clima del planeta Tierra, como parte integrante del Cosmos, que no es ni puede ser estable, sino hacia lo que toque, es decir, hacia el calentamiento o hacia el enfriamiento.
El cambio climático terrestre tuvo un comienzo, que fue cuando inició su existencia, y desde ese instante, no hay que asustarse, pues ha variado constantemente hasta la fecha actual con más o menos intensidad a lo largo y ancho de días, semanas, meses, años, lustros, decenios, siglos, milenios. Además, sin seres vivos y, sobre todo, sin sus gases emitidos, el calentamiento global no existiría, pues el planeta sería helador, incluso glacial.
Conviene no olvidar, aunque es habitual lo contrario, que los macizos más altos de la Tierra estuvieron sumergidos en aguas oceánicas debido a alguna catástrofe cósmica que hizo variar el eje geográfico terrestre de forma que la superficie se adaptó al giro planetario en su vuelo por el espacio.
También existe un cambio climático de origen geológico como son los avances de glaciares, los corrimientos de tierra, las fallas, los maremotos, los terremotos, los volcanes, que cambian la configuración de la corteza terrestre haciéndola desigual, pues unas zonas terrestres son vergeles y otras desérticas, unas dominan por su altitud, mientras que otras están por debajo del nivel del mar. Y va a seguir siendo así. De ello deberían hablar los geólogos, si se lo permiten, algo que no está muy claro aún.
No se debe achacar al cambio climático, cuya frase está en boca de todo el mundo, incluidos los niños de pecho, como se pretende, la erosión aérea y acuática que afecta a las columnatas, los edificios, las esculturas, las estatuas, las fuentes, todo ello construido en piedra, mármol, etcétera, que ha existido desde siempre, y a la que se ha dado la importancia suficiente, pero no como actualmente parece haber sido descubierta. Cuanto peor sea el material trabajado menos tarda en deteriorarse sin que se deba echar la culpa, como moda, al cambio climático.
No sólo la erosión deteriora cualquier piedra o mármol sino también las pisadas humanas al subir o bajar escaleras de edificios centenarios. Nadie ha fecho un estudio científico serio de laboratorio para ver cuánto dura tal o cual piedra a la intemperie sujeta al agua y al viento.
¿El cambio climático es responsable de que el cauce de un río, o un mar interior, desaparezca de la noche a la mañana como si surgiera improvisadamente un desagüe natural como si la tierra se tragara el caudal? Si esto ocurre es como para emigrar, huir de la zona que ha dejado de abastecer a una población, porque no habrá regeneración posible.
Un ejemplo muy claro de cambio climático hacia el enfriamiento ocurrió hace casi trece mil años, en el cuál no intervino la mano del hombre, sino algo externo y provocado por el impacto terrestre de un asteroide, que consiguió extinguir mamuts y grandes animales.
Y, si llueve, chubasquero o lugar atechado.


Alfonso Campuzano
Sigue a @AIf0ns0