lunes, 29 de mayo de 2017

GUERRA DEL AGUA


Aparte de intentar infructuosamente descontaminar el planeta azul, no estaría mal dedicar más tiempo a estudiar el comportamiento y aprovechamiento del agua – Alfonso Campuzano



El planeta azul, donde tres cuartas partes son agua, que no se recicla ni se depura lo suficiente, alberga territorios en los que escasea el agua, lo cual, aparte de una barbaridad, no tiene mucho sentido.
Estos territorios, donde reina la sequía, a lo largo de millones de años, nunca han sido los mismos, sino que varían, dado que el planeta está en continuo movimiento rotacional y transnacional espacial, y según cambios climáticos.
Ciertos científicos consideran que, en la actualidad, las inundaciones, las largas sequías, las olas de calor, se han incrementado, sin haberse detenido a analizar suficientemente lo pasado, incluso lo antepasado, por no haberlo vivido, cuando las noticias, si llegaban, atrasaban meses o años, merced a las caravanas, por tierra, y a los veleros, por mar.
Otros, sin embargo, piensan que el clima está en manos de ingenieros militares, utilizándolo como un arma, con la intención de alterarlo en beneficio de ciertos países, en busca de nuevos recursos; modificando los movimientos orogénicos; administrando procedimientos nutritivos y agrarios; amplificando y ocasionando incidentes recurrentes tipo seísmos, estiajes, riadas; utilizando elementos virales, fracciones irradiantes, vaporizadores macromoleculares, con lo que su imaginación bordea la ciencia ficción o el realismo fantástico.
Es habitual que se hable con detenimiento de la atipia del cambio climático y del calentamiento global; y apenas se detiene en analizar la posibilidad, no muy remota, de escasez de agua, que empieza a ser un problema mundial, sobre todo en Eurasia, fundamentalmente en India y en la zona del mar Caspio, debido al agotamiento de los acuíferos y a la sequía prolongada.
Cuando los ríos, incluso lagos y mares interiores, alteran o reencauzan su curso, desaparecen o sufren el desenlace de una desecación, ante los ojos de un espectador asombrado, hay que verlo desde el punto de vista natural, aunque no deseado ni reconocido, porque el agua, mal que pese, siempre va a discurrir por donde más fácilmente sea su curso, llegando a lugares remotamente impensables para la mente humana, debido fundamentalmente al desgaste, tsunamis, vibración de la cáscara terráquea, lo que indudablemente conduce a una escasez de agua.
Al no haber previsto, para su solventación, la gestión de tan importantes recursos hídricos, ya sea mediante centrales potabilizadoras y desalinizadoras; ya sea mediante el descubrimiento, el proceso, la reparación de filtraciones en las distribuciones; sin obviar del aprovechamiento de la electricidad que se pudiera generar.
A principios de los años setenta decía una persona anónima, aunque conocida, y ya fallecida que, con lo que cuesta construir una central nuclear se podrían construir cien centrales desalinizadoras, en territorios costeros, antes de que la escasez de agua llegara a ser notable.
En cuanto a los hábitos alimenticios, con el fin de que no agobie, tanto la actual como la futura escasez de agua, parece ser que hay una tendencia paulatina hacia el cambio, desde los vegetales a los animales, fundamentalmente dependiendo de que, en su desarrollo, utilicen mucha o poco agua, a la que se pretende llamar estela azul.
Para ello, en el mercado ya existen productos que se denominan hidropónicos, porque crecen en medios totalmente diferentes a los terrestres. Y productos transgénicos, que se desarrollan una vez que ha sido modificado genéticamente el organismo original. 
Aunque difícil de comprender es que, como especie coprotagonista, los humanos participan activamente, tal y como lo hacen las demás especies, en este planeta azul de acogida, como seres vivos que son, en el que, para sobrevivir, unos se alimentan de otros, contribuyendo a su dinamismo evolutivo, proporcionando cambios y transformaciones ambientales, más o menos paulatinas, porque la vida sin contaminación no es vida.

Alfonso Campuzano
Sigue a @AIf0ns0